¡No hay derecho!

Todo gira y gira a merced

de un jerárquico legado

sobrado de falta de escrúpulos

 al punto con sus finanzas 

y en   orden perfecto  su agenda

de tal poder sin principios

Que manca

Mismos dados que  tiempo ha

marcan la misma jugada

del lado de la injerencia

nada ni nadie interesa nada

sin el dinero por cara

Perpetua supremacía

 políticamente correctos, rectos, henchidos y muy derechos de

manducarse los  nuestros 

                       voraces como alimañas

Al postre nos queda

un mucho de mano izquierda

hasta los dientes armada 

con verdades como puños

y raciocinio en la manga

Tanta fingida verdad

Esa verdad que va a misa

con la “Roma Iglesia” y su alta alcurnia,   y el rancio papel couché…

    Y que jamás nunca será la nuestra.

 

 

Anuncios